Poder Judicial

La autoridad judicial, de acuerdo, con la Constitución del Reino, es independiente de los poderes legislativo y ejecutivo. El Rey es el garante de la independencia del poder judicial (artículo 107). Los jueces son inamovibles (artículo 108).

Se prohíbe cualquier intervención en los casos llevados ante la justicia. En su función judicial, el juez no puede recibir requerimiento o instrucción, o ser sometido a ningún tipo de presión. Siempre que considere que su independencia se ve amenazada, el juez debe entrar en contacto con el Consejo Superior del Poder Judicial.

Cualquier incumplimiento por parte del juez en sus deberes de independencia e imparcialidad, constituye una falta grave, sin perjuicio de las consecuencias legales. La ley sanciona a cualquiera que intente influir en el juez de manera ilegal (artículo 109).

Los juicios se hacen y se ejecutan en nombre del Rey y en virtud de la ley (artículo 124).

El Consejo Superior del Poder Judicial, presidido por el Rey (artículo 115), vela por la aplicación de las garantías otorgadas a los jueces, sobre todo en cuanto a su independencia, su nombramiento, su ascenso, su jubilación forzosa y su disciplina (artículo 113 ).

La organización judicial

El primer artículo de la ley 1-74-388, de 24 Jumada II 1394 (15 de julio 1974) establece la organización judicial del Reino de la siguiente manera:

a. Las jurisdicciones de derecho común:

•      Los tribunales municipales y de distrito son 837.
•      Los tribunales de primera instancia son 68.
•      Las Cortes de Apelación son 21.
•      El Tribunal Supremo.

b. Las jurisdicciones de derecho común:
•      Los tribunales administrativos son 7.
•      Los tribunales de comercio son 8.
•      Las Cortes de apelación de comercio son 3.
•      La Corte Suprema (artículo 88 de la Constitución).