El nuevo código de la familia

La mujer marroquí: un estatuto progresista y vanguardista en el mundo árabe y musulmán

Durante los últimos años, el Estatuto de la Mujer en Marruecos ha conocido una evolución muy positiva. Desde la independencia, la primera Constitución del país, la de 1962 reconocía que "los hombres y las mujeres gozan de los mismos derechos", el Código de Estatuto personal de 1957 contenía disposiciones muy favorables a la mujer y que van más allá de lo acordado por la Ley Islámica en esta materia.

Las grandes transformaciones que ha conocido Marruecos en las tres décadas siguientes han demostrado la necesidad de cambiar este estatuto y de mejorar la condición de la mujer. El primer gobierno de alternancia presentó, en 1998, el Plan de Integración de la Mujer en el Desarrollo que desató una fuerte oposición de los sectores conservadores de la sociedad marroquí, principalmente los islamistas. El difunto Rey Hassan II decidió entonces formar una comisión encargada de modificar el código del estatuto personal y proponer una nueva "Moudawwana".

Con la llegada al trono de S.M. Mohammed VI, un Rey joven y moderno que declaraba en su primer discurso: «¿Como esperar asegurar progreso y prosperidad a una sociedad mientras los derechos de las mujeres que constituyen su mitad no son respetados?", las reformas se aceleraron y en 2003 se adoptó el nuevo Código de la Familia cuyas principales disposiciones novedosas estipulaban:

  1. La responsabilidad compartida de los conyugues: La familia es responsabilidad de los dos conyugues y no exclusivamente del marido y la regla de "la obediencia de la esposa a su marido" es abandonada.
  2. La tutela matrimonial: La mujer no necesita un tutor para casarse.
  3. La edad del matrimonio: La edad mínima del matrimonio está establecida a 18 años.
  4. La poligamia: No está abolida pero está sometida a condiciones que la convierten en casi imposible.
  5. Los matrimonios civiles: Los matrimonios civiles concluidos en el extranjero son reconocidos y condicionados a la presencia de dos testigos musulmanes.
  6. La repudiación: Se necesita la autorización anticipada del juez para divorciar, antes era un derecho exclusivo del marido.
  7. El divorcio: la mujer puede ya solicitar el divorcio y las condiciones han sido aligeradas.
  8. La creación de los tribunales de la familia que se encargan de la aplicación del código de la familia.

Por otra parte, desde mediados de la década de los noventa se inició una política de promoción de la participación política de las mujeres en los asuntos públicos. Una lista nacional reservaba 10% de los escaños del parlamento a las mujeres. Accedieron también a muchas altas funciones de la administración en las que estaban totalmente ausentes antes.
La situación de la mujer como resultado de estas diversas disposiciones de la ley positiva en Marruecos está muy avanzado respeto a otros países árabes y musulmanes.

Esta gran evolución es consagrada definitivamente en la nueva constitución adoptada en julio 2011 que reconocía la paridad entre hombres y mujeres.

El nuevo texto va más allá y estipula la eliminación de todo tipo de discriminación contra las mujeres y otorga, de igual manera, al hombre y a la mujer los mismos derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y medioambientales.

Esta Constitución es considerada sin ninguna duda como el texto más importante en cuanto a la evolución del estatuto de la mujer en Marruecos y en los demás países árabes y musulmanes.

Las mujeres marroquíes ya han retomado confianza en sí mismas y cada vez ocupan más funciones y espacio en la escena política y económica del país.