Reseña histórica

Los Amazighs (Beréberes) eran los primeros pobladores de Marruecos. El país conoció igualmente la llegada de grupos extranjeros tales como los fenicios, los cartagineses, los bizantinos, los romanos y los vándalos hasta la dominación árabe en el siglo VIII. Con la caída de Andalucía y la expulsión definitiva de los árabes, Marruecos conoció la llegada masiva de los Moriscos.

Marruecos, como nación, existe desde el año 788, cuando Idris I fue proclamado rey en Volúbilis. A continuación se precisan algunos datos cronológicos de la historia del Reino de Marruecos:

  • 681 Llegada de los árabes a Marruecos.

  • 683-732  Propagación del Islam en Marruecos por Okba Ibn Nafii y en Andalucía por Tarik Ibn Ziad.

  • 788  Entrada de Moulay Idriss Primero en Marruecos y la fundación de la dinastía de los Idrisíes Creación del primer Estado musulmán en Marruecos.

  • 808  Fundación de la ciudad de Fez

  • 1055-1147 Reinado de la dinastía de los ALMORAVIDES, originarios del Sahara.

  • 1070 Fundación de la ciudad de Marrakech

  • 1130-1269 Reinado de la dinastía de los ALMOHADES, originarios de la tribu de Masmouda (Atlas).

  • 1258-1465 Reinado de la dinastía de los MIRINIDES, originarios del Sahara.

  • 1520-1660  Reinado de la dinastía de los SAADIES, originarios de Sakia El Hamra (Sahara)

  • 1578 Batalla de Qued Al Makhazine (de los tres Reyes).

  • 1660-1664 Fundación de la dinastía Cherifiana ALAOUITA y reinado de Mulay Mohamed I.

  • 1664-1672 Reinado de Mulay Errachid. (Unificados de Marruecos)

  • 1672-1727 Reinado de ,ulay Ismail, Fundador de la ciudad Meknes, (capital de Marruecos en la época).

  • 1792-1822 Reinado de Mulay Sliman.

  • 1822-1859 Reinado de Mulay Abderrahman. (Comienzo de la ocupación de Argelia por parte de Francia). Marruecos apoyó enérgicamente la resistencia argelina conducida por el Emir Abdelkader.

  • 1844 Batalla de ISLI (contra los franceses)

  • 1859-1873 Reinado de Mohammed IV.

  • 1859-1860 Batalla de Tetouan ( contra los españoles)

  • 1873-1894 Reinado de Mulay Hassan I. El Soberano visita los territorios del sur marroquí, Tarfaya y el Sahara.

  • 1894-1908 Reinado de Mulay Abdelaziz. Cabe señalar que en esta época, hubo la repartición del Sahara a través de un tratado secreto firmado entre Francia y España en 1904, la firma del acta de Algeciras en 1906 y el ataque a Casablanca por la marina francesa en 1907.

  • 1908-1912 Reinado de Mulay Abdelhafid. Firma del Tratado del Protectorado, el 30 de Marzo 1912, que divide Marruecos en zonas de influencia, francesa, española e internacional.

  • 1912-1927 Reinado de Mulay Youssef. En el transcurso de esta época, el pueblo marroquí opuso resistencia en contra la presencia francesa y española en Marruecos. (Guerra del Rif, batalla de Anoual dirigida por Abdelkrim Khattabi), (la resistencia del Atlas dirigida por Moha Ouhammou Zayani)

  • 18 de Noviembre 1927 Entronización de Su Majestad Mohammed V, quien llevó a cabo la batalla decisiva por la independencia.

  • 9 de Julio de 1929 Nacimiento de su Majestad El Rey Hassan II.

  • 11 de Enero de 1944 Presentación del "Manifiesto de la Independencia" , exigiendo el reconocimiento de la Independencia de Marruecos,su integridad territorial y su soberanía nacional.

  • 9 de Abril de 1947 Visita histórica de Su Majestad Mohammed V a Tánger donde pronunció un discurso histórico que marcó el renacimiento de la conciencia nacional y de la resistencia contra la ocupación extranjera.

  • 20 de Agosto de 1953 Exilio de Su Majestad Mohammed V y de la Familia Real en Madagascar.Desencadenamiento de la "Revolución del Rey y del Pueblo".

  • 16 de Noviembre de 1955   Regreso de Su Majestad Mohammed V y la Familia Real del exilio Firma con Francia de los acuerdos de reconocimiento de la Independencia de Marruecos. Firma con España de los acuerdos, permitiendo la recuperación de la zona norte.

  • 22 de Abril de 1956 Marruecos es admitido como miembro de la ONU.

  • 1958 Recuperación de la provincia de Tarfaya que estaba bajo dominio español, el status de la ciudad internacional otorgado a Tánger fue anulado.

  • 26 de Febrero de 1961 Fallecimiento de su Majestad Mohammed V.

  • 3 de Marzo 1961 Entronización del Príncipe heredero Mulay Hassan como Rey de Marruecos.

  • Diciembre de 1962 Adopción de la primera constitución, haciendo de Marruecos una Monarquía Constitucional.

  • 1969 Liberación de la ciudad de Sidi Ifni que estaba bajo ocupación española.

  • 6 de Noviembre de 1975 Lanzamiento de la marcha verde: 350.000 voluntarios marroquíes, respondiendo al llamamiento de Su Majestad el Rey, cruzan la frontera artificial que separa Marruecos de su Sahara.

  • 14 de Noviembre de 1975   Firma del acuerdo de Madrid relativo al retorno del Sahara a la madre patria, Marruecos.

  • 23 de Enero de 1987 Su Majestad el Rey Hassan II propone al Rey Juan Carlos de España la constitución de una célula de reflexión sobre los presidios bajo ocupación española (Sebta, Melilla, las islas Bades, Nekkor y Moulouya).

  • 23 de Julio de 1999 Fallecimiento de Su Majestad el Rey HASSAN II y Entronización del Principe Heredero SIDI MOHAMMED como Rey de Marruecos.

  • 30 de Julio de 1999 Primer Discurso del Trono de Su Majestad el Rey Mohammed VI (Fiesta del Trono).

Historia 
Una identidad con un profundo arraigo histórico.

Marruecos está habitado desde 800000 a.C., los ancestros de los beréberes llegaron hace 7000 años en la edad de bronce, eran pastores.

Mitología: Marruecos está muy presente en la mitología griega y romana, los montes Atlas llevan el nombre de un Dios de dicha mitología, las columnas de Hércules se encuentra en Tánger, un poco más al sur se encuentra la ciudad romana de Lixus donde se encontraba el Jardín de las Hespérides donde Hércules buscó las manzanas de oro. Ulises pasó también por allí, la isla de Calipso donde lo retuvieron las famosas amazonas se encuentra en el norte de Marruecos.

Antigüedad: Entre 800 y 600 a.C. los amazighs se organizan en sociedad. En 500 a.C. llega gente de Etiopia y Libia, el país, conocido entonces como Mauritania, vio pasar por sus tierras a los fenicios y los cartagineses, los romanos invaden el país en 42 a.C., y Juba II (25-23 a.C.), un amazigh romanizado, es nombrado Rey de Mauritania siendo Volúbilis la capital, se crean bellas ciudades como Tingis, Lixus y Banasa.

Conquista Musulmana: En 682, el dirigente árabe Sidi Okba Ibn Nafie, conquista el Norte de Africa, introduciendo el Islam, a pesar de la dura resistencia amazigh encabezada por una mujer La Kahina (la sacerdota) y el jefe militar Kusaila. En 711, el jefe amazigh Tarik Ibn Zyad pasa el estrecho de Gibraltar empezando así la conquista de España. En 740 Marruecos se separa del poder central de Damasco y se divide en varios principados.

La Dinastía de los Idrisíes: En 786, Idriss I, desciende del profeta Mahoma por el lado de su hija Fátima, escapo tras la masacre de su familia ordenada por el califa de Bagdad, al instalarse en Marruecos fue proclamado Imán (jefe religioso) y unificó gran parte del país. Su tumba es uno de los lugares más sagrados de Marruecos, su hijo Idriss II extendió su autoridad sobre el país y fundó la ciudad de Fez erigiéndola en su capital. A su muerte en 828 el poder pasó a sus hijos y luego a sus hermanos, instalando la dinastía de los Idrissíes. Las dos grandes mezquitas de Fez, la Karauiin y la Andaluza fueron construidas en 857 y 859.

La Dinastía Almoravide: Los Almorávides eran una tribu de bereberes nómadas y en 1050 conquistaron Sijilmassa con la meta de restaurar la fe islámica en declive. Conquistaron Fez en 1069, fundaron la ciudad de Marrakech en 1070 donde instalaron su capital, ocuparon España hasta el río Ebro, su gran Sultan Yusef Ben Tachfine, verdadero fundador de la dinastía y de la ciudad de Marrakech, edifico también la gran mezquita Kutubia en Marrakech y la Giralda en Sevilla, le sucede su hijo Alí Ben Yusef. La Dinastía Almohade: Un grupo de religiosos dirigidos por Mohamed Mehdi Ibn Toumert, llamados los Almohades ("Unitarios") se rebeló contra los Almorávides, y emprendió la conquista del país que culminó con la caída de Marrakech. Abd El Moumen que fundó la dinastía, unifico el país y edifico una gran imperio en todo el Norte de Africa. Uno de sus sucesores Yacoub El Mansour anexó España después de la derrota de los españoles y portugueses en la batalla de Alarcos en 1195.

La Dinastía Merinide: Los Beni Merine, un grupo de Zenatas que venían de la región de la Muluya en el este de Marruecos, se aprovecharon de la debilidad de los Almohades para tomar Rabat, Salé y Fez. En 1269, Abu Yusef Yakoub conquistó Marrakech e instaló la Dinastía de los Merinides. Trataron de restablecer el gran imperio, se apoderaron de Tlemcen y de Túnez pero Abu el Hassan, perdió España y Algeciras en 1347. El poder se había debilitado, incapaz de rechazar a los portugueses que colonizaron los puertos del Atlántico. Los Merinides edificaron grandes monumentos, sobre todo en Fez donde construyeron las famosas medersas y Fez Jedid (Fez el Nuevo).

La Dinastía Saadi: Los Marabuts (hombres santos) encontraron un líder en la tribu de Beni Saad (valle del Draa), descendiente del profeta, Sherif El Kaim quien peleo contra los portugueses e instauró el poder de la nueva dinastía con la toma de Marrakech en 1525. Después de liberar Agadir de los portugueses en 1541, Mohamed Sheik reconquistó todos sus puertos con la excepción de Mazagan (hoy El Jadida), y tomo Fez liberándola de los Beni Ouattas. En 1578, Ah- med El Manssour Eddahbi, después de la gran y famosa victoria sobre Portugal en la batalla de los Tres Reyes, restableció el imperio y los Saadies conquistaron Tombuctú. Fueron grandes constructores y dejaron grandes monumentos como testigo de su grandeza.

La Dinastía Alauita: La dinastía Alauita, actuaba como estado independiente desde el siglo XV. Moulay Ali Cherif, el fundador, y sus sucesores tenían como meta la reunificación de Marruecos. Mulay Ismael, tras varias batallas, constituyó finalmente el imperio de Marruecos que se extendía hasta Senegal, construyendo una red de fortalezas con una potente armada, y estableció relaciones diplomáticas con Luis XIV de Francia y James II de Inglaterra. A su muerte se instaló un período de guerra civil hasta la llegada de Mohamed Ben Abdulah al poder, pero su sucesor Moulay Slimane, se encontró con serios problemas económicos. La ayuda de los Alauitas al emir argelino Abd El Kader provocó la intervención de Francia, que ocupaba Argelia desde 1830, y de España, pero Mulay Hassan I (1873-1894) logró conservar la independencia de un país muy endeudado y supo aprovechar la rivalidad entre las potencias europeas para mantener su poder.

El Protectorado: A consecuencia del asesinato de unos europeos, Francia ocupó Casablanca en 1907, cuando Mulay Hafid fue proclamado Sultán después de la evicción de su hermano el Sultan Mulay Abdelaziz. Los españoles empezaron su conquista del Rif y Mulay Hafid pidió la ayuda de los franceses para liberar Fez sitiada por unas tribus insurgentes. Eso llevó a la firma del tratado de Fez, el 30 de Marzo de 1912, haciendo de Marruecos un protectorado francés y la parte norte un protectorado español. Mulay Hafid abdicó a favor de Mulay Youssef y el general Lyautey fue nombrado "residente", el nuevo dirigente del país aunque se mantenía la dinastía Alauita. La capital se trasladó a Rabat y se emprendió la modernización de Marruecos. Con la salida de Lyautey en 1925, el poder del Sultán fue reducido y Francia se involucró más en la administración y una gran ola de colonos empezó a llegar. Durante la segunda guerra mundial, las tropas aliadas desembarcaron en Casablanca en 1942 y en la conferencia de Anfa (Casablanca) en 1943, el Sultán Mohamed V reclamó la independencia. Los sangrientos eventos de Casablanca del 7 y 8 de Diciembre de 1952 interrumpieron las negociaciones de independencia y el Sultán fue forzado al exilio, en 1953, en Madagascar pero los problemas internos y los eventos internacionales obligaron a Francia a negociar la independencia que fue otorgada el 7 de Abril de 1956 y el 29 de Octubre para la parte norte. El Reino de Marruecos era de nuevo soberano, Mohamed V era su rey.

Un Nuevo Reino: Mohamed V empezó a establecer la nueva constitución. Su hijo Hassan II le sucede en 1961 e inició unas reformas hacia la modernización de Marruecos, alterada con problemas económicos, diplomáticos con algunos países de su entorno. Antes de la descolonización del Sahara español, Marruecos emprendió la famosa "Marcha Verde" para recuperar sus provincias del sur que habían sido suyas desde siempre, enfrentándose al Polisario, un movimiento separatista e independista. A la muerte de Hassan II, le sucede su hijo Mohamed VI en 1999, Rey actual de Marruecos que profundizó aun más la modernización del país y las reformas iniciadas por su padre. La democratización avanzó con pasos gigantes y en julio 2011, en respuesta las manifestaciones que reivindicaban más democracia y la lucha contra la corrupción, S.M. el Rey anuncio nuevas reformas políticas y una comisión constitucional elaboro una nueva Carta Magna más democrática que resalta la separación de poderes y donde la repartición de las competencias entre los tres poderes ejecutivo, legislativo y judicial ha sido más equilibrada y se han reconocido a los marroquíes nuevos derechos principalmente en materia de derechos Humanos y civiles. La nueva constitución ha sido adoptada por una abrumadora mayoría de marroquíes y está actualmente en vigor.

La marcada personalidad del Reino de Marruecos conforma una singular combinación de tradición y de modernidad.

País árabe, con fuerte sustrato étnico beréber, se unificó al calor de una islamización. Es el único en la orilla meridional del Mediterráneo que no fue sometido al Imperio Otomano.

Tiene claramente firme su personalidad histórica cuando le toca encajar la huella del colonialismo europeo. La presión colonial se inicia con la ocupación temporal de Tetuán en 1860. Al principio, la presión es intermitente, se ciñe a preocupaciones de orden fiscal o comercial y se entremezcla con el curioso régimen de las capitulaciones. Poco a poco las rivalidades entre las principales potencias europeas determinan la penetración directa, y ya en el siglo XX, franceses e ingleses negocian un reparto de zonas de influencia. Al ceder en Egipto y Sudan, los franceses consiguen manos libres en Marruecos, con alguna cortapisa: las zonas de co-protectorado al norte y al sur y la singular internacionalización de Tánger.

La tardanza beneficia a Marruecos en la medida en que la fórmula impuesta por las circunstancias es el Protectorado que no deja de llevar consigo cierto respeto hacia la personalidad política del país "protegido". Sus instituciones, en gran medida sojuzgadas, mantienen, sin embargo, una virtualidad esperanzadora. El protectorado pretende modernizar ciertamente, pero respetando la tradición.

Otra característica, ya apuntada, que tiende al mismo efecto lenitivo, es la dualidad que supone el protectorado; junto a la acción predominante de Francia, simbolizada en la figura de Liautey, España no deja de ejercer una acción también significativa en un marco geográfico mucho menos favorable.

Así lo confirmará el proceso emancipador desencadenado después de la Segunda Guerra Mundial. Las diferencias de sensibilidad y orientación entre las dos Administraciones de tutela serán aprovechadas por las rebeldes fuerzas del Movimiento Nacional, muy especialmente después del golpe de fuerza contra el Sultán Mohammed V y su sustitución provisional por Ben Arafa.

La zona norte en la que el Califa mantiene el vínculo de fidelidad al Sultán exiliado, se convierte por un tiempo en santuario de los que luchan por su regreso e indirectamente por la independencia.

La huella del Protectorado tiene una dimensión cultural obvia. El francés afirmó sus posiciones como lengua de cultura moderna, de uso predominante en la vida académica y comercial y de vinculación al mundo exterior.

Pero uno de los aciertos de Marruecos es haber resistido la tentación de destruir el aporte lingüístico del Protectorado. La afirmación de la personalidad árabe independiente, como era natural, el uso árabe. La presión de los partidos políticos nacionalistas ha sido muy constante en ese sentido, pero a diferencia de otros países, la arabización en Marruecos no ha llegado hasta el punto de poner en peligro las ventajas obvias que supone el uso generalizado de uno o varios idiomas occidentales.

La voluntad de equilibrio entre modernidad y tradición se manifiesta de forma singular en la vida política en la que coexisten estructuras tradicionales de poder y formas modernas como son los partidos, los sindicatos y la institución parlamentaria reforzada tras la reforma constitucional llevada a cabo el 13 de Septiembre de 1996, a través de un referéndum popular.

Sin duda alguna, la alternativa política ha sido el elemento clave de esta reforma, con la llegada al poder de una coalición gubernamental encabezada por la Unión Socialista de las Fuerzas Populares. El advenimiento del Gobierno de alternancia es una de las pruebas más elocuentes de este impulso de renovación, de la consagración del proceso democrático deseado por Su Majestad el Rey Hassan II y al cual aspiraba el pueblo marroquí.