Nueva etapa del modelo de crecimiento de Marruecos

Todo indica, de hecho, que Marruecos se encarrila hacia un nuevo dinamismo de consolidación de la competitividad global de su economía y su integración cualitativamente más avanzado en las cadenas de valores internacionales en el contexto de la nueva era de la globalización. Los Proyectos en marcha o ejecutados en las áreas de energías renovables y la industria, sobre todo las áreas industriales donde Marruecos dispone de claras ventajas en comparación con otros países, como la industria aeroespacial, la industria del automóvil, las industrias de metales, las industrias químicas y los agro negocios, anuncian esta nueva inflexión del modelo de crecimiento marroquí. Anticipadamente, las reformas a carácter institucional con el objetivo de reforzar la participación democrática a nivel local y regional, han sido concebidas y implementadas coherentemente para dar una dimensión social a la competitividad global de la economía. Las realizaciones en materia de infraestructura económica y social están llamadas a alentar a los titulares de ahorro a participar en la inversión productiva en lugar de acumular riqueza y valorizar así el potencial de Marruecos en materias de crecimiento, de creación de empleo decente y de una mejor distribución del ingreso a favor de los ciudadanos.

Esta nueva página histórica está destinada también a ser leída en términos que superan los enfoques puramente sectoriales y su inclusión en un proceso de planificación estratégica para la priorización y la articulación de los objetivos, los más adecuados arbitrajes entre el consumo y la inversión, entre las exigencias de la igualdad de plazas disponibles y la igualdad de oportunidades para alcanzar una cohesión social y territorial sostenible.

Si la planificación estratégica proporciona un marco democrático más apropiado para una adhesión colectiva del conjunto de los componentes sociales y territoriales a los objetivos y finalidades del futuro modelo de crecimiento, es también una plataforma que lleva en sí misma una visibilidad incentiva capaz de fomentar las asociaciones más eficientes entre los operadores institucionales y privados, nacionales y extranjeros.

El debate nacional que se ha desarrollado en Marruecos hoy en día  en todas las areas y sectores, tiende de manera natural y por buenas razones a centrarse en los aspectos institucionales y políticos, socilaes, económicos no cabe duda que en un contexto regional e internacional que amenaza la verdadera seguridad económica y política, sería apropiado que el modelo de crecimiento económico que estrena Marruecos es también una de las dimensiones de este debate nacional que debe abordarse con serenidad y gran consideración de las realidades del mundo.